Mi terapeuta pasó a ser mi guía espiritual y acabó abusando sexualmente de mí

Otro dia en uno de los retiros espirituales, cuando ya me habían ascendido a un nivel avanzado de reiki, yo estaba tranquila porque en otra cama estaba A.L. (ella era en ese momento maestra de reiki aunque no pertenecía al grupo de las discípulas, no era su tipo supongo) y Francisco me despertó con sexo oral; sentí mucha rabia yo no quería aquello pero sin embargo era incapaz de pararlo, sentí mucho asco y no lo podía disimular, también estaba C. y ella se dio cuenta de lo mal que lo estaba pasando y aunque no lo puedo asegurar ella me empezó a besar pero no con pasión sino con compasión como tratando decirme tranquila yo sé que esto es feo pero toca. Otro día en otro retiro espiritual nos dijo a E.L., C. y a mí que sin que nadie se diera cuenta que entráramos en su habitación, y nos hizo tener relaciones sexuales a las tres mientras él nos miraba. Mientras pasaba todo esto, nosotras las discípulas que ya estábamos, teníamos que buscar más discípulas y llevárselas a él al estilo de la historia de “0”.

Yo recuerdo una discípula -ella era una niña que tenía 15 años-, en esa época que Francisco la consiguió en una convivencia de un colegio, él le dijo que trabajara conmigo, pero al final ella se salió y volvió al grupo años después, según ella me contó, pues yo ya no estaba en el grupo en esa época; que él ya se encontraba en España pero venía a Colombia a dar sus cursos porque él sigue vinculado con el grupo de oración y de reiki de aquí (Colombia) y con sus manipulaciones la convenció para que se vieran la llevo a un motel y tuvieron relaciones. Francisco tenía una figura de autoridad muy fuerte aunque me hacía pensar y decidir por mi misma en teoría, en realidad si yo no decía lo que él quería escuchar decía que no estaba escuchando a mi corazón sino a mi capricho, mi ego, entonces me corregía y me decía que lo que Dios realmente había querido decir era… lo que él quería. El podía escuchar el mensaje correctamente porque él era un instrumento de Dios, tenía comunicación directa con Dios y Dios mandaba mensajes a través de él. Yo le tenía mucho miedo y las
pocas veces que el me llamó por teléfono con solo escuchar su voz me sentía aterrorizada y pensaba “ahora que he hecho o que he dejado hacer” porque pensaba que Dios le contaba todo.

Y es que Francisco salía con cosas como “De arriba me dijeron…” o “Me contaron negrita?.. .y coincidía con las veces que yo le desobedecía de una u otra forma. Mis padres también fueron a consulta con él, y de mi mamá me dijo que ella no tenía autoridad moral respecto a la sexualidad porque ella se escandalizaba por cosas que ella misma había hecho y que en esta vida ella no estaba interesada en trabajar espiritualmente. De mi papá decía que era un enfermo sexual y que no lo veía a Francisco como maestro porque él esperaba ver era a un viejito de barba. Además en el grupo se trabajaba la idea que nuestra verdadera familia no era la terrenal sino la espiritual y que el desapego consistía en darse cuenta de eso. Yo le decía a Francisco en alguna ocasión que él me tenía como un burro caminando con una zanahoria por delante. Porque una de las cosas por las que yo estaba ahí era para que por fin me dijera que ya podía tener novio, pero él siempre me decía que no estaba lista y si algún chico me gustaba no me convenía por tal o cual cosa y que como yo cada vez me estaba convirtiendo en una mujer más interesante tenía que verme más selectiva. Al mismo tiempo, yo seguía en el grupo de oración, me sentí muy emocionada cuando “Dios” me “escogió” para ser reikista de primer nivel, porque, ese sí era un grupo escogido por “Dios”, obviamente siempre a través del canal Francisco que era el instrumento de Dios y el reiki lo hacía casi el mismísimo Dios.

Francisco les decía a todos los del grupo que era mejor que se dejaran guiar por lo libros que él daba, que si querían seguir avanzando a otros niveles no podían leer otras cosas ni asistir a otros grupos, empezó a verse claramente una posición jerárquica en el grupo de oración normal, los reikistas de primero, segundo y tercer nivel os maestros C. y Francisco, recuerdo que dentro del grupo había mucho deseo de ir subiendo de nivel porque entre más se subía más se les permitía leer libros especiales o estar en reuniones en donde solamente estaba la elite espiritual, como también se les llamaba, el supuesto sexólogo nos mandaba hacer diferentes ejercicios, es decir nos mandaba a desnudar a todos y nos teníamos que tocar y acariciar para quitarnos las limitaciones que teníamos, también teníamos que hacer striptease unos a otros.