¿Una escuela de filosofía?

Yo acudí a la jornada anual de nuevos miembros que hubo en octubre de 2013. Éramos cerca de 200 personas. Es un fin de semana en el que hay programadas diferentes actividades, todas ellas supervisadas por miembros antiguos de Fuerzas Vivas. Dentro del programa, y durante las dos mañanas que pasamos allí, el horario era el siguiente:  a las 9:00 a.m. nos reunían en un prado frente a la Pirámide gigante y nos hacían formar filas al estilo militar, luego esperábamos firmes la llegada de la Directora Nacional, la Sra. Beatriz Díaz Canseco, mas conocida entre los Acropolitanos como “La Maestra”, que nos invitaba a saludar a la Madre Tierra y al Padre Sol con la mano alzada (es entonces cuando tuve muy claro que en aquel lugar se educaba a algo mas que aparentes filósofos) . También había horas de clase de filosofía con la Maestra y como no ¡¡ también 2 horas de documental sobre la vida de JAL al que debías asistir si o si. También había una ceremonia o ritual para “dejar las debilidades o defectos atrás”.

“La Maestra” es una personalidad muy admirada y también idolatrada entre los Acropolitanos: todos le llevan regalos y la agasajan con canciones , escritos y sorpresas tratando de impresionarla (cosa que yo tampoco entendía muy bien por qué se hacía).

Durante esas jornadas se te informa que no puedes hacer fotografías a determinados espacios como por ejemplo a los símbolos, a la pirámide gigante que hay en el centro de Heliopolis y a otros espacios con fotografías de JAL.

Muchos miembros nuevos de Nueva Acrópolis, habitualmente manifiestan problemas con la familia por el tiempo que pasan en la organización, lo que hace que muchos padres se pregunten qué hace su hijo/a allí. Nueva Acrópolis deja claro que es mejor no hablarle a la familia de lo que se aprende allí y tampoco hablar sobre “EL IDEAL” (crear un mundo nuevo y mejor), ya que según dicen, no te van a entender. 

Nueva Acrópolis es consciente de estos conflictos familiares de los nuevos miembros y por eso celebran jornadas festivas especiales para familiares: como la celebración del día de la madre, el día del padre, festivales de poesía, teatro, música o voluntariado en las que se invita a las familias de los miembros a participar, para que poco a poco se queden tranquilos e identifiquen a Nueva Acrópolis mas como una institución cultural y de voluntariado que como escuela de filosofía.

Pasados unos meses, las dudas empiezan a acrecentarse. Las cuentas económicas en la filial no eran transparentes: para las acciones de voluntariado te pedían dinero, las cuotas de miembro variaban en función de la filial, el jefe de filial llevaba mas de 20 años y no había terminado todavía el famoso “programa blanco” de cursos, etc. Recuerdo un miembro con un nivel de dependencia tan alto que cuando consiguió un empleo nuevo para el que hacía tiempo que se preparaba, llamó al jefe de filial para consultarle si los horarios que le presentaban en ese trabajo eran compatible con los horarios de las actividades y clases previstas para los meses siguientes. Finalmente , rechazó la oferta.