Estaba ciega, completamente ciega

¿Pero qué pasaba, que nunca crecía, y todo iba de mal en peor? Terminé bloqueada, paralizada, mentalmente sin fuerza…intentar conjugar mi vida con la pertenencia a la “escuela”, era agotador. Según ellos siempre acompaña el sentimiento de culpa inconsciente, por eso las cosas van mal y necesitas más tratamiento, para poder llenarles los bolsillos para trabajar para ellos, para ser sus soldados, para en definitiva anular tu voluntad.

Ellos son verdaderos charlatanes. Y aunque vayas a otro “profesional” de la misma “escuela”, siempre dicen lo mismo: “usted no tolera la diferencia, aprenda a sumar, sentimiento de culpa inconsciente, aprenda a tolerar la incertidumbre, aprenda a esperar, sólo después sabremos”…

No les falta explicación. Y para evitar el sentimiento de compasión hacia los demás siempre recurren a la misma frase: “cuidado, la pena es identificación, nadie puede convencer a nadie si no está previamente convencido, los recuerdos son encubridores, no te creas”…

Su objetivo es anularte, dejarte detenido, sin emociones, perder la capacidad crítica de lo que está bien o lo que está mal. Se atreven, sin conocer a una persona, ni hablar con ella, a hablar de ella, a juzgarla, a diagnosticarla incluso.